04 marzo, 2011

A la carrera...

Nadie podría pensar que me iba a dar tan fuerte por salir a correr. Y cuando digo nadie, me refiero sobre todo a mí mismo.

Perlitas cómo "correr es de cobardes" o "es lo más aburrido del mundo" o "¿Pero donde va ese chalao con la que está cayendo...?" han salido por mi boca en más de una ocasión, pero lógicamente las dije antes de vivirlo en primera persona. Y es que el desprecio a lo desconocido es la vía más rápida a la ignorancia.

Cuando uno consigue tomárselo en serio, y pasa de esas dos primeras semanas horribles en las que que tienes agujetas hasta en las uñas, y te dan 2 o 3 flatos en 2 km. Cuando, por cualquier razón o circunstancia, encuentras la motivación suficiente para seguir saliendo cada mañana a 'castigarte' un poquito... y llegas a esa tercera o cuarta semana... Es entonces es cuando tienes la oportunidad de apreciar algunas de las muchas razones por las que merece la pena salir a correr.

Por otro lado, también es el momento en el puedes pensar que esas razones no son suficientes para tí y que estás mejor haciendo otras cosas... para gustos los colores. Pero para mí no fue así.

No voy a ponerme metafísico explicando las maravillosas experiencias religiosas que uno siente cuando se supera a sí mismo... (eso se lo reservo a mi mujer, una santa la pobre...) Pero sí que os lo voy a decir claro: a mí me mola, y mucho.

Gracias a los chismes que hay ahora, (yo voy con un ipod con podómetro y sensor de pulsaciones) sabes la distancia exacta que has hecho, con qué media y a qué ritmo. Durante la carrera te dice si vas mejor o peor que el día anterior, puedes hacerte programas para ir mejorando, listas de música según el ritmo que lleves, puedes ver tus recorridos en el ordenador... Y todo esto parecerá una chorrada, pero no lo es en absoluto.

Con tanta información puedes apreciar como cada día mejoras un poquito más, puedes ver como vas siendo más rápido y como cada vez aguantas más recorrido... La ducha después de tus primeros 10 kilometros es acojonante, no cabes en tí del orgullo propio. Y de la de después de los 15 km, ya ni te cuento...

Ahora el objetivo es la media maratón (21km), y ya está cerquita cerquita...


4 comentarios:

maba dijo...

he tenido que leer dos veces el post!! eres tú el que escribes??? así que enganchado a correr.. la verdad es que es una buenísima decisión... me alegro por ti...

(aunque sigo sin imaginarte!! ;)

besos

Manuel dijo...

jAJAJ Como ya decía, no me lo imaginaba ni yo!! pero me ha dado muy fuerte y espero que me dure muchos años...

además estoy hecho un figurín!! jejej

besos!

uno dijo...

Pocoyayo, ¿cómo has hecho para hacerte la foto mientras corrías?
¡¡Si es que eres un neroburning!!

Manuel dijo...

SUCIOOOOO, La foto me la he hecho con una honda, se ata la cámara a un extremo, se pone el disparador automático, y le das vueltas a la cuerda hasta que dispare la foto... jejej

Hay que verse yaaaa